Todo aprendizaje resulta costoso, y aunque los adultos sepamos lo que debemos hacer para alcanzar nuestros objetivos, este aspecto no es óbice para que en ocasiones el proceso agote y desanime. Respecto a los más pequeños, para hablar en inglés, sólo hay una forma efectiva que casi siempre asegura una correcta actitud del joven estudiante ante el inglés: que el camino sea divertido y estimulante. En definitiva, que sea feliz. De otra manera, la efectividad del estudio será muy deficiente.

Generalmente, los niñ@s aprenden desde la utilización permanente de vista, tacto y oído. Luego, por mediación de la repetición, asociación y memorización, consiguen asentar conceptos y naturalizarlos tras su entendimiento y utilización.

Dibujan imágenes en su mente, que luego emergen casi instantáneamente cuando se encuentran ante una situación que requiere ese concepto. También repitiendo lo que oyen, lo que escuchan a su alrededor. Y por supuesto, toquiteando el entorno con sus manos.

hablar en inglés     

     1. Elementos icónicos 

En el asunto de hablar en inglés, los dibujos son esenciales para introducir a vuestros hij@s en el mundo anglosajón con una sonrisa y siempre con la mejor predisposición. Se identificarán rápidamente con lo que ven, y buscarán repetir lo que oyen. Se nos ocurre que se les puede motivar fomentando la conversación y el diálogo a través de juegos sobre los personajes de sus series favoritas. Imitarán a sus ídolos parafraseándolos en inglés.

     2. Lectura de cuentos e historias infantiles 

Si vuestros hij@s ya leen por su cuenta, genial, si no, vosotros, padres, tenéis en la lectura de cuentos e historias infantiles, un gran aliado para motivarles con el inglés.

Nuestros peques viven en la ilusión continua. Es el motor de sus acciones. Y cuando se ven en la piel de los protagonistas de sus fábulas, sus ojos lo dicen todo. Es por tanto, una vía ideal para estar en contacto con el inglés e ir interiorizándolo poco a poco.

     3. Recompensar el esfuerzo 

Pocas cosas impulsan más a los niñ@s que la recompensa por el esfuerzo hecho. Se puede hacer de varias maneras:

  • Verbalmente: Cuando acierten con alguna pronunciación o construyan correctamente alguna expresión, se les muestra aprobación repitiendo lo dicho correctamente varias veces. Así los peques saben que lo han hecho bien, y eso es un pequeño gran triunfo para ell@s.
  • Con premios: Las sorpresas en forma de premios por el buen trabajo hecho les incentivará a seguir por el mismo camino mejorando y mejorando su inglés

     4. Asistencia a actividades infantiles en inglés 

Encerrar o limitar a vuestros hij@s a hablar inglés en clase, en casa o en el colegio podría ir socavando poco a poco su apetencia por el idioma. Hay que avivar esta predisposición a través de interacciones personales diferentes. Por ejemplo, a través de la asistencia a las diversas actividades para niños en inglés que se organizan habitualmente. Emplear el idioma en un entorno infantil y de confianza, con los padres cerca para transmitir cotidianeidad, les será de gran motivación para el presente y futuro.

     5. Adecuados profesores nativos angloparlantes

Como no, por medio de unos buenos y motivadores profesores nativos angloparlantes se mantiene alto y latente el interés de vuestros hij@s en el inglés. Algo que en Number 16 School nunca falta. La empatía y el buen hacer de éstos jugará un papel determinante en el desarrollo de la autoconfianza de los peques hablando en inglés.

Os recomendamos transformar sus habituales estancias en auténticos English enviroments. Para ello, se puede jugar con todo tipo de elementos, desde decorativos a más funcionales, que representen lo más fielmente posible el mundo anglosajón. Around English displays consiste en distribuir mensajes alentadores, preguntas y respuestas, expresiones comunes, etc, que hagan a los que los ven familiarizarse con el inglés de manera casi subliminal, indirecta.